ELEGIR LA MUERTE

Ley permite a doctores y pacientes sentirse mejor.

Un día, Maricruz Medina Mora, psicóloga, acudió ante un notario de la capital mexicana para firmar un documento muy especial: la orden en la que pedía que en caso de una enfermedad terminal no se le aplicaran tratamientos para prolongar su vida.

Al igual que lo han hecho casi 900 capitalinos hasta junio de este año, se acogió a la llamada Ley de Voluntad Anticipada, que establece el derecho de los ciudadanos con enfermedades que no tienen cura a no morir en la cama de un hospital.

La Ley está vigente desde 2008, pero fue hasta este año que se incluyó en la Constitución local.

“Este derecho humano fundamental deberá posibilitar que todas las personas puedan ejercer plenamente sus capacidades para vivir con dignidad. La vida digna contiene implícitamente el derecho a una muerte digna“, dice el texto aprobado el 9 de enero en la Asamblea Constituyente, una institución que redactó una nueva Constitución para la capital que desde principios de 2016 se convirtió en el estado 32 del país.

partir de la reforma política, la capital mexicana se abrió paso para crear su propia Constitución bajo la cual se regirá el Gobierno local a partir de 2018.

Durante la discusión para incluir la Ley hubo una confusión, según algunas organizaciones, generada por los diputados locales, quienes a través de redes sociales empezaron a compartir que se había aprobado la eutanasia, lo cual es falso.

La Ley brinda a los pacientes la posibilidad de elegir qué es lo que quieren en lugar de que los doctores consulten a los familiares y sean otros quienes decidan por el enfermo.

Medina Mora es responsable del programa de Voluntad Anticipada de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, explica que cuando se firma el documento ante notario la persona asume que algún día va a morir, lo cual no es fácil para los jóvenes. En el caso de personas de la tercera edad, generalmente esta decisión queda en manos de sus familiares y no tienen esa libertad de elección.

En estos casos, la familia generalmente reacciona con miedos y con culpas, por lo que no siempre elige lo que puede ser mejor para el enfermo.

El hecho de que casi el 80% de la solicitudes se hayan hecho ante notario, es decir, antes de que la persona sea diagnosticada en el hospital habla de que los capitalinos están tomando más conciencia sobre la muerte.

En el hospital también se puede firmar el documento siempre y cuando la persona sea diagnosticada por un doctor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2015. El Guichonense Digital - www.elguichonense.com